Diez consejos alimenticios saludables para los niños

Back to Press releases
Panamá,

He aquí diez consejos para ayudarles a desarrollar hábitos saludables a una edad temprana.

1. No se dé por vencido

1-do-not-give-up.jpg

Nuestros estudios muestran que la mayoría de los bebés y los niños pequeños necesitan probar algo nuevo de siete a diez veces antes de que les guste. Así que no tenga miedo de introducir a los niños a más y nuevos sabores exóticos.

Una buena táctica para hacer que los niños coman una amplia variedad de alimentos es decirles que probar cosas nuevas es una señal de que están creciendo. O bien, llevarlos de compras y dejarles elegir una nueva opción de comida sana para servir en casa con algo que ya les gusta.

2. Aprenda cuando detenerse

2-learn-when-to-stop.jpg

Aunque los niños nacen con la capacidad de dejar de comer cuando están llenos, a menudo puede ser difícil para los padres juzgar si sus niños han comido los alimentos adecuados y suficientes.

Enseñe a los niños a escuchar a sus estómagos y hacerse preguntas sobre la cantidad y la calidad, tales como "¿Está mi estómago lleno?" O "¿Voy a sentirme enfermo si como estas galletas de más?" Les dará la oportunidad de desarrollar su capacidad de sentido común.

3. Ser creativos

3-be-creative.jpg

Los vibrantes colores de las frutas y verduras provienen de químicos naturales en las plantas y tienen efectos saludables en nuestros cuerpos. Los diferentes colores tienen diferentes efectos, así que es bueno comer una variedad de colores diferentes cada día.

Ofrezca a sus hijos un refrigerio colorido de diferentes frutas y bayas, o corte las verduras en formas interesantes para hacerlos parecer más divertidos y emocionantes.

4. Hacerlo más lento

4-slow-it-down.jpg

Comer despacio es ideal para el control de peso a cualquier edad. Es una fantástica manera mostrar a los niños que se tarda unos 20 minutos para que el mensaje de que ellos están llenos, llegue de sus estómagos a sus cerebros.

Por mucho que nos gustaría que nuestros hijos terminen su comida en cuestión de minutos, en lugar de horas, es mucho más importante que aprendan a reducir la velocidad y masticar bien la comida.

5. Diviértase en la cocina

5-have-fun-in-the-kitchen.jpg

Los niños son más propensos a convertirse en comedores aventureros si saben cómo cocinar. Haga que sea divertido, dándoles sus propios delantales y dejando que ellos le ayuden regularmente con pequeñas tareas en la cocina.

A medida que crecen y tomen más confianza, déjelos preparar la cena una vez a la semana. Si los niños en la cocina le suena como una receta para el desastre, ¿por qué no, inscribirlos en clases de cocina durante las vacaciones escolares?

6. Comer juntos

6-eat-together.jpg

Es tentador cenar frente a la televisión, comer el almuerzo en su escritorio, y tomar aperitivos en el camino.

Si usted puede animar a sus hijos a comer regularmente con usted en la mesa, no sólo puede reducir los refrigerios, también puede enseñarle habilidades sociales valiosas.

7. Cultive usted mismo

7-grow-your-own.jpg

El cultivo de hortalizas y hierbas en casa puede ser una forma divertida de enseñar a los niños de dónde viene la comida y animarlos a comer una dieta más variada.

Son más propensos a comer por lo menos un pequeño bocado de brócoli o zanahorias si han ayudado a plantarlos y recogerlos. Si usted no tiene un jardín, una caja en la ventana puede ser igual de eficaz.

8. Beber agua

8-drink-water.jpg

Haga del agua la bebida de elección en las comidas y mantenga el jugo y las bebidas dulces como golosinas ocasionales.

Mientras que el jugo tiene valiosos nutrientes y le da un impulso de energía concentrada para los cuerpos activos en crecimiento, los niños deben tener el agua como primera opción cuando tienen sed, no bebidas endulzadas con azúcar.

9. Elija refrigerios más saludables

9-choose-healthier-snacks.jpg

Los chips o galletas son de fácil acceso cuando usted y sus hijos sienten la necesidad de un refrigerio, pero estas opciones tienden a ser bajos en nutrientes y altos en calorías.

En su lugar, trate de mantener sus alacenas con refrigerios saludables como frutas, palomitas de maíz, nueces sin sal y yogur sin azúcar.

10. Desayunar

10-eat-breakfast.jpg

Desayunar, incluso si es sólo una banana y un vaso de leche, activa el cuerpo y hace más fácil mantener energía durante todo el día.

Si usted puede conseguir en sus hijos el hábito de comer un buen desayuno a una edad joven, es más fácil que lo sigan haciendo a medida que crecen.