Los niños que cocinan comen más verduras, revela un estudio de Nestlé.

Back to Press releases
Panamá,
children-vegetables-homepagehighlight.jpg

15 de abril del 2014- Los niños que ayudan a preparar sus propias comidas comen significativamente más verduras que los que no están involucrados en la cocina, sugiere un estudio de Nestlé publicado en la revista Appetite. 

El estudio, llevado a cabo por el Centro de Investigación Nestlé en Lausana, comparó lo que los niños deciden comer cuando ayudan a cocinar su propia comida, con lo que consumían cuando no lo hicieron. 

"Hemos encontrado que los niños que estaban en la cocina, cocinando con uno de sus padres, comieron más en general de su comida y una cantidad mayor significativamente de verduras", dijo la nutricionista Dra. Klazine van der Horst, quien dirigió el equipo de científicos que llevaron a cabo el estudio. 

"Los resultados sugieren que la participación de los niños en la preparación de alimentos podría ayudar a desarrollar hábitos saludables de alimentación y aumentar el consumo de verduras", agregó.

Hacer su propia comida.

A cuarenta y siete padres, acompañados de un hijo o hija con edades comprendidas entre 6 y 10 años, se les pidió preparar una comida hecha de varios elementos, entre ellos empanadas de pollo, ensalada, coliflor y pasta.

La mitad de los niños en el experimento se involucraron en la preparación de la comida - la elaboración de la ensalada y ayudar a los padres a cubrir los trozos de pollo-, mientras que los otros niños jugaban mientras su madre o padre prepararon la cena solos.

Los niños que cocinaron junto a uno de los padres comieron casi 76% más ensalada y un 27% más de pollo, así como el consumo de un 25% más calorías en general.

El orgullo de probar

El estudio también mostró que ayudar a preparar una comida mejoró cómo los niños se sentían acerca de sí mismos, los que cocinaron sentían emociones más positivas y orgullo.

Los nutricionistas que participaron en el estudio dijeron que puede ser beneficioso para los padres y los niños el cocinar juntos, no sólo debido a los efectos sobre la ingesta de alimentos, sino también por los padres y los niños valoran el tiempo que pasan juntos. El cocinar para la familia, reveló el estudio, hizo a los niños sentirse independientes y orgullosos.

También hubo una correlación entre la longitud total de tiempo dedicado a la preparación de la comida y el tiempo dedicado a comer la misma, así como el nivel de disfrute expresado, lo que sugiere que los niños que pasan mucho tiempo en la cocina también pasarán más tiempo en la mesa, y lo disfrutarán mucho más.

La investigación demostró, en particular, que aumentó la cantidad consumida de ensalada, tal vez, los científicos sugieren, porque era más fácil para los niños elegir independientemente sus diferentes elementos.

En el futuro, los nutricionistas le gustaría estudiar los efectos a largo plazo de niños que cocinan con sus padres para ver cómo esto da forma a sus patrones de consumo y la elección de alimentos.

Las opciones más saludables

Otro estudio reciente realizado por la Universidad ETH de Zurich y Nestlé y publicado en la revista Public Health Nutrition mostró que servir a niños en edad escolar una mayor variedad de verduras aumentaba la cantidad de ellos que optaba por consumirlos.


El estudio más reciente se llevó a cabo en el Centro de Investigación Nestlé (NRC), uno de los 34 Centros de Investigación y Desarrollo y de productos de tecnología de la compañía de todo el mundo.  250 científicos del NRC realizan unas 200 publicaciones científicas revisadas por pares cada año a través de áreas como la nutrición y la salud, la nutrición pública y la interacción de los consumidores de alimentos.

Nestlé tiene como objetivo ayudar a los padres y a los niños a tomar decisiones saludables, llevar a las escuelas programas educativos en todo el mundo, incluyendo en países como Alemania, Tailandia, Venezuela y la India.

En Alemania, el Maggi Kochstudio ( Cooking Centre) ofrece clases de cocina para adultos y niños, enseñándoles cómo combinar mejor MAGGI® con ingredientes frescos para preparar comidas sabrosas y equilibradas. Sólo en 2013, más de 9.400 participantes asistieron a estas sesiones.

Nestlé también ha publicado recientemente una guía para los niños y sus padres con consejos útiles sobre cómo hacer crecer sus propias verduras orgánicas, como parte de su programa global de Healthy Kids.