Nestlé reduce en 13% el consumo de agua

Back to Press releases

Este 2017, el tema del Día Mundial del Agua se centra en “¿por qué desperdiciar agua?”, con el objetivo de llamar la atención sobre cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del recurso hídrico que se malgasta en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

El acceso a agua potable e infraestructuras de saneamiento es un derecho humano, sin embargo, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 663 millones de personas siguen sin acceso a fuentes de agua potable y 2.400 millones no disponen de infraestructura de saneamiento adecuadas.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 -garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos-, plantea una meta de reducir a la mitad la proporción de agua desperdiciada y aumentar su reciclaje.

Iniciativas del sector privado

En un año, Nestlé Centroamérica redujo en un 13% el consumo de agua por tonelada producida.

Para crear un negocio capaz de ofrecer resultados excelentes y tener un impacto positivo en la sociedad, mejorando las condiciones económicas y sociales de las comunidades donde la compañía tiene presencia y que participan a lo largo de su cadena de valor; Nestlé enfoca su negocio en una estrategia de Creación de Valor Compartido.

En el marco del Día Mundial del Agua, la empresa resalta los compromisos (ver recuadro adjunto) y principales avances en relación con el uso eficiente y sostenible del recurso hídrico, como parte de una de las áreas de acción de su estrategia.

Creación de Valor Compartido: Agua

Compromisos

  1. Trabajar para usar el agua de forma eficiente y sostenible en nuestras actividades.
  2. Defender unas políticas y una gestión del agua eficaces.
  3. Tratar eficazmente el agua que desechamos.
  4. Colaborar con los proveedores, especialmente con los agrícolas.
  5. Concienciar sobre la conservación del agua y mejorar el acceso al agua e infraestructuras sanitarias en toda nuestra cadena de valor.

“El agua es el eje central de la seguridad alimentaria y su escasez plantea graves problemas en muchas partes del mundo. Por esta razón, el compromiso empresarial en esta materia se debe centrar en definir estrategias para hacer un uso eficiente del recurso en todas nuestras operaciones, así como asegurar el tratamiento de las aguas residuales generadas”, señaló Leo Leiman, gerente de general de Nestlé Centroamérica

Gracias a estos compromisos y al trabajo de todos los colaboradores de Nestlé, la compañía ha logrado importantes resultados en la región.

En el 2016, Nestlé Centroamérica redujo en un 13% el consumo de agua por tonelada producida, con respecto al 2015, cuando la meta original consistía en reducir el uso de este recurso en un 6%.

“En Nestlé Centroamérica usamos menos agua para fabricar una tonelada de alimentos. En el 2016, logramos reducir el consumo de agua más de lo previsto, gracias a la implementación de al menos 15 proyectos de ahorro en la región. Se dejaron de consumir 34.700 m3 de agua, que equivalen a la hidratación de 92.000 personas durante un año”, agregó Leiman.

Asimismo, todas las fábricas de Nestlé en la región cuentan con un sistema de tratamiento de aguas residuales, con una eficiencia promedio del 94%. En el 2016, el volumen de aguas residuales tratadas, liberadas al ambiente, disminuyó en un 3% en relación con el 2015.

En cuanto a la gestión con proveedores, la compañía trabaja directamente con agricultores para formarlos en temas relacionados con el uso eficiente del agua, riego y retención de la humedad del suelo. Además, los equipos de investigación y desarrollo de Nestlé ayudan a seleccionar y propagar plantas de cacao y café resistentes al cambio climático.

El 100% de los proveedores de tomate de la compañía utilizan el sistema de riego por goteo para irrigar y fertilizar las plantaciones. Esto se traduce en un ahorro de 2.8 millones de metros cúbicos de agua por año, comparado con la utilización del método tradicional de riego por surco a gravedad.

La empresa, viene desarrollando estudios de sostenibilidad del recurso hídrico en las fábricas de alta prioridad de la región, mantiene una fuerte presencia en iniciativas regionales sobre política y gestión del agua y, desde el 2014, se comprometió públicamente a liderar la implementación de la Promesa WASH -una iniciativa del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible- en todos los centros de trabajo de Nestlé.

La Promesa WASH se viene implementando en Centroamérica desde el 2015 en 16 sitios, entre fábricas, centros de distribución, oficinas de ventas y oficinas centrales. Durante el primer año de implementación, se evaluó el acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento de más de 3.500 colaboradores de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. Todas las fábricas y centros de distribución, cumplieron satisfactoriamente con los compromisos y se establecieron planes de mejora en casos concretos.



Nestlé es la compañía de alimentos y bebidas más grande del mundo. Está presente en 189 países de todo el mundo y sus 328.000 empleados están comprometidos con el propósito de Nestlé de mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable. Nestlé ofrece un amplio portafolio de productos y servicios para las personas y sus mascotas a lo largo de sus vidas. Sus más de 2.000 marcas van desde iconos globales como Nescafé o Nespresso a favoritos locales como Maggi, Nido, La Lechera y Klim. El desempeño de la compañía es impulsado por su estrategia de Nutrición, Salud y Bienestar. Nestlé tiene su sede en la ciudad suiza de Vevey, donde fue fundada hace más de 150 años.