Sort results by
Sort results by

Nestlé consolida una primera década de importantes reducciones en el uso de agua, emisiones de efecto invernadero y residuos

  • Nestlé disminuyó en un 40% la cantidad de agua usada por tonelada producida al cierre de la década, en comparación con el 2010.
  • Siete centros de distribución y dos fábricas son cero residuos.
  • Metas para el 2025 y 2050 incluyen el reciclaje y/o reuso del 100% de sus empaques y generar cero emisiones netas de efecto invernadero.
Nestlé presenta logros ambientales de los últimos 10 años en Centroamérica
Back to Press releases

Nestlé presentó los resultados de sus esfuerzos para reducir su huella ambiental durante la última década (2010-2020), revelando disminuciones significativas en el uso de recursos hídrico, gases de efecto invernadero (GEI) emitidos al ambiente y cantidad de residuos enviados a los vertederos.

Nestlé disminuyó al 2020, en un 40% la cantidad de agua consumida por tonelada de alimentos producidos en comparación con las cifras manejadas en el 2010. Así mismo, en la última década sus fábricas lograron reducir en poco más del 40% las emisiones de gases de efecto invernadero por tonelada producida. Para comprender el alcance ambos logros, el ahorro de agua obtenido equivale a la cantidad de agua contenida dentro de 120 piscinas olímpicas y la reducción de emisiones de GEI a cruzar 410 veces la región ida y vuelta, desde Panamá hasta Guatemala, en un vuelo comercial.

Paralelo a lo anterior, diferentes acciones aplicadas en fábricas, progresivamente durante esta misma década, han permitido que el equivalente a 6 250 camiones de basura dejen de llegar a los vertederos en Centroamérica. Gracias a la disminución de un 94% de los residuos enviados a los vertederos, versus cifras del 2010. Hoy siete centros de distribución y dos fábricas de Nestlé en la región son cero residuos, es decir valorizan sus residuos, contribuyendo con la industria del reciclaje local y fomentando una economía circular.

Claudia Alvarado, gerente de Sostenibilidad de Nestlé Centroamérica, reafirma que estas acciones buscan ir más allá del cumplimiento de las legislaciones ambientales: “La protección del medio ambiente es una necesidad para las empresas de hoy. Solo las compañías que se adapten al cambio climático y a esta nueva realidad podrán trascender en las próximas décadas. La pandemia por COVID-19, la proliferación de plagas en cultivos y los desastres naturales nos afectan en el aprovisionamiento de materias primas. Debemos adaptarnos y transformar nuestra operación para ser más eficientes y resilientes”.

De las palabras a los hechos

Los logros alcanzados por Nestlé en la última década comenzaron con esfuerzos para conocer el consumo de recursos en sus operaciones y la identificación de las oportunidades de mejora. Según Alvarado, el trabajo con proveedores de materias primas y especialistas de la compañía en áreas como Ingeniería, Innovación y Renovación, Producción, Logística, entre otras; permitió definir las acciones específicas a aplicar a lo largo de toda la cadena de valor para progresivamente reducir el uso de recursos como agua, vapor, plásticos de un solo uso, electricidad y búnker; entre otros.

El uso de fuentes de electricidad 100% renovables, como energía eólica, hidroeléctrica, solar y/o proveniente de biomasa en sus operaciones, es otra de las acciones implementadas por Nestlé para disminuir el uso de combustibles fósiles y por consecuencia la emisión de GEI. Simultáneo a lo anterior, para ser más sostenibles en sus operaciones, instalaron medidores de control de consumos, programaron de forma más eficiente el encendido de las calderas e implementaron el mantenimiento periódico de las redes de distribución de vapor.

En el tema de residuos, se incentivó el reúso del plástico y cartón para el transporte interno de materias primas e ingredientes y se invirtió en la capacitación de los colaboradores en mejores técnicas para la clasificación y la revalorización de los residuos. Acciones específicas como colocar estaciones de reciclaje para clasificar los residuos en fábricas, oficinas y centros de distribución, entregar sus desechos orgánicos como fuentes de alimento para granjas cercanas a sus fábricas y alianzas con industrias como la cementera, para coprocesar residuos y utilizar el poder calórico de estos como energía para hornos cementeros, son parte de las acciones implementadas en la última década por Nestlé en Centroamérica.

“Los avances alcanzados por Nestlé en esta década son un fiel reflejo que, con esfuerzos conscientes y responsables, como industria podemos disminuir nuestro impacto ambiental, apoyar el desarrollo de economías locales y además ser más eficientes en nuestra operación. Eso es realmente ser sostenibles”, explica Alvarado.

Las metas a futuro para la compañía se enrumban al 2025, año en el que Nestlé se ha comprometido a que el 100% de sus empaques sean reciclables y/o reutilizables. Como parte de su camino hacia su ambición global más grande, ser cero emisiones netas a lo largo de toda su cadena de valor para el año 2050.

Otros logros importantes de la última década

  • Se disminuyó en un 26% la cantidad de CO2 emitido a la atmósfera por tonelada distribuida, en centros de distribución de la compañía en toda Centroamérica.
  • La flota de distribución a nivel regional disminuyó al cierre de la década, un 7% la cantidad de emisiones por tonelada distribuida en comparación con el 2010.