1938-1944

Los efectos de la Segunda Guerra Mundial se sienten inmediatamente en Nestlé.  Las utilidades caen de US$ 20 millones en 1938 a US$ 6 millones en 1939.  Al ser neutral, Suiza se aísla de una Europa en guerra, y la Compañía traslada sus ejecutivos a sus oficinas en Stamford, Connecticut.

El primer verdadero conflicto global termina por siempre con la estructura tradicional de la Compañía. Para lidiar con los problemas de distribución en Europa y Asia, se abren fábricas en países en desarrollo, particularmente en América Latina.

Irónicamente, la Segunda Guerra Mundial ayuda a incrementar la velocidad de la introducción de su producto más nuevo, NESCAFÉ®.  Después que Estados Unidos entra en la guerra, NESCAFÉ®, se convierte en la bebida insignia del ejército de Estados Unidos que está en servicio en Europa y Asia. Los niveles anuales de producción alcanzan un millón de cajas para 1943.

Tal como en la Primera Guerra Mundial, la producción y las ventas aumentan aún con una economía en guerra.  Las ventas totales saltan de US$ 100 millones en 1938 a US$ 225 millones en 1945.